Se podría decir que relativamente es un barranco de reciente apertura en relación a los grandes clásicos de la Sierra. El barranco o la canal (depende de para quién) de A Calma  es una vertiginosa sucesión de rápeles que descienden desde casi la punta de Peña Calma sobre la cresta del Balcés hasta el río Balcés por medio de todo el paredón. Siempre seco, es una actividad salvaje y técnica en la que se deberá valorar muy bien sobre todo el tamaño del grupo, la elección de las cuerdas y la gestión del encadenamiento de rápeles pues la caída de piedras, incluso si rapelamos “fino”, puede ser un auténtico riesgo ya que el precioso encajonamiento final se convierte en un “pinball”.

Clasificación: V5 A1 IV

Acceso: 1 hora 15 min

Descenso: De 3 a 4 h (en función del grupo y cuerdas)

Retorno: 2 horas (diferente si se combina con el descenso de los Oscuros del Balcés)

Carácter acuático: Seco

Rápel más largo: 9 rápeles, el más largo de 65 metros. Reuniones exiguas y voladas.

Época: Factible todo el año, sol por la mañana. Mejor evitar días lluvioso y ventosos por la caída de piedras.

Combinación de coches: Sin combinación, mismo parking de inicio y retorno.

Desnivel: 330 m

Recomendaciones: Material de equipar para reforzar alguna reunión si hiciera falta aunque las principales reuniones están escondidas de la caída de piedras.

Peligros: Como ya se ha comentado, es un barranco poco transitado de roca rota y zonas de roca acumulada y las piedras ruedan con facilidad. Por ello es mejor para grupos muy reducidos (ideal 2-3 pers.) y con cuerdas muy largas.

Topoguía: Rincones de Guara. Pere Falcés.

Las trazas indicadas sobre el mapa de acceso, descenso y retorno son orientativas y marcadas sobre cartografía digital, no son tracks obtenidos sobre el terreno.

ACCESO:

En el kilómetro 9,5 de la carretera entre Bierge y Rodellar (contenedores de basura) sale una pista (recientemente arreglada) que nos lleva hasta el parking, indicado como tal, y que es el mismo que para el

Acceso barranco A Calma. Panoramica cresta del Balcés

descenso de los Oscuros del Balcés. Desde allí continuamos la pista a pie, pasando una cadena, y en la primera curva pronunciada hacia la izquierda, a mano derecha sale una senda indicada como “Oscuros del Balcés” que nos conduce en moderado ascenso hasta la cresta del Balcés. Justo en el punto en el que tenemos la panorámica y el cambio de vertiente hacia el valle del Balcés y dónde la senda que seguíamos cambia radicalmente de sentido hacia la izquierda para comenzar por una faja el descenso hacia los Oscuros, nosotros subiremos siguiendo la cresta del Balcés (hitos) pues el objetivo será ir siempre paralelos a esta. Con prudencia ya que las vistas sobre el Balcés son espectaculares y llaman a asomarse iremos recorriendo la cresta por lo más evidente (con algún hito). Pasaremos una primera loma y justo antes de la subida final a la punta Calma, junto a un gran hito, dos spits en una roca a ras de suelo marcarán el inicio del descenso.

DESCENSO:

Nosotros comenzamos el descenso en el gran hito y los dos spits pero aparentemente se ha equipado una entrada más directa y menos herbosa unos metros más abajo equipada con natural y parabolt que nosotros no vimos. Hicimos pues la entrada original.

R65 Barranco A Calma

Un primer rápel de apenas 3 metros para quitar el roce y facilitar la recuperación da acceso a una reunión colgada (2 spits) para rapelar por una canal (35 m). Al final de la canal, al salir al vacío encontramos la primera cabecera colgada (2 personas máximo) de la vertical de 90 metros fraccionada en 60+30 según la guía (aunque nos dio la impresión de que el primer rápel medía algo menos).

De nuevo un rápel corto de 15 metros (mano izquierda, 2 spits+parabolt) nos saca a la vertical evitando roces y mejorando la recuperación de cuerdas y nos deja en la cabecera (exigua y suspendida) del rápel de 65  metros, completamente volado. Una delicia.

Desde aquí el barranco se encajona formando un precioso embudo con bloque empotrado al final y adquiriendo un carácter total de barranco. Hasta salir a la glera de retorno. En esta parte final para gestionar la seguridad hicimos dos equipos que montaron y desmontaron los rápeles de manera independiente para evitar la caída de piedras.

RETORNO:

Ya nos queda descender la glera por lo más evidente hasta el río Isuala. Tras un primer cruce de río (en el que te mojas), continuas por la orilla izquierda por senda abierta. Los últimos metros hasta encontrarnos la senda de retorno

(acceso de los Oscuros) en la margen derecha orográfica marcada con un hito enorme los hicimos por el río debido a lo boscoso de las orillas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies